¿Amor?

¿Amor?

Con la misma intensidad que mi alma dice te amo, con esa misma intensidad que mi cuerpo dice te deseo, la ira me domina por completo cuando lo que siento de tu parte es solo rechazo hacia mí. Tal vez imaginario sea, no lo sé, pero puedo asegurarte con gran certeza que así lo vivo, en mi carne y en mi espíritu. Me desgarra esa idea, irascible es mi aura y filosos mis labios que cortan y lastiman con cada palabra. 
Detenerse es una utopía que se avista en el horizonte, siempre alejándose de mis manos. Aun te veo y aun te escucho, ruego que tu boca me apague como el agua al fuego sin darme cuenta que el que debe y puede desinvestir mi cuerpo de la furia soy solo yo… debo borrar de un plumazo aquella imagen causante e mi más sufrido mal. Lo que fue ira ahora es remordimiento y el reloj continúa su marcha irreversible e inevitable.
Si controlarme fuera la solución, aun estarías viva y no en mi corazón.

Comentarios

  1. Hola! es la primera vez que veo tu blog y me pasé por varias entradas de chusma que soy... pero esta me gustó muchísimo, la leí dos veces, me gusta la forma en que te expresas y como escribiste sobre el rechazo, pero el final ¿POR QUÉ? es maldad eso... "aún estarías viva y no en mi corazón" ajksjdnasjd no sé si se entiende jajaja me quedo por tu blog y espero seguir leyendo cosas como esta de tu parte, un beso♥

    ResponderEliminar
  2. Hola Mariana!! jajaja si es un final bien trágico ¿no?
    Lo que quise expresar es la gran ambivalencia del amor, ese péndulo constante entre el amor y el odio... Creo que ese final le venía bárbaro...
    Gracias por quedarte en el blog y espero mas comentarios tuyos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares