"Un mundo de novela" Capítulo 6

http://www.wattpad.com/89490965-un-mundo-de-novela-cap%C3%ADtulo-6




(Click en la imagen para ir a Wattpad)

A la mañana siguiente…

6

Weber continuaba durmiendo, la mezcla de sustancias consumidas la noche anterior le había provocado una de esas cefaleas imposibles de aplacar solo con el dormir. La cabeza le latía como si fuera un corazón y por detrás, en las cervicales, sentía unos pinchazos que lo hacían estremecer. Derrumbado en la cama daba vueltas de un lado al otro presionándose bien fuerte los costados de la cabeza con ambas manos. De vez en cuando gritaba intentando disipar el dolor, algo que no sucedía y calificaba de inútil los gritos que, de todos modos, seguían saliendo por los labios de bohemio escritor.
Tomó coraje y se levantó de la cama muy lentamente tomándose de cuanto apoyo tuviera cerca porque los mareos causados por la cefalea podrían mandarlo al diablo. Revisaba torpemente una caja muy vieja de cartón en la que tenía cantidad de medicamentos como también, cajas vacías. Después de un rato de revolver y revolver y, de pasar varias veces por las mismas tiras de comprimidos, pudo comprender lo que leía y tomó una de las pastillas cuya acción terapéutica era analgésica; una muy fuerte.
Volvió a la cama con el mismo cuidado con el que salió de ella luego de haber ingerido el remedio con un completo vaso de agua a temperatura ambiente. Luego de unos veinte minutos, cuando comenzó a surtir efecto el analgésico, Weber fue quedándose dormido nuevamente. El reloj marcaba ya las treces horas.

El pequeño Máximo Weber había salido de su habitación y, mientras se restregaba los ojos por su reciente despertar, caminaba rumbo a las escaleras. Desde arriba, donde se encontraba el niño, podía verse la luz amarillenta del viejo foco que iluminaba la sala de estar.
-Mami… -llamaba Máximo desde lo alto de las escaleras.
-Max… bebé, volvé a dormir cariño –respondió su madre sorprendida por ver a su hijo despierto a esas horas de la noche.
-Tuve una pesadilla y tengo miedo, Mami –respondía con una voz poco audible Max al tiempo que su cuerpo comenzaba a denotar un leve temblor. Morgan se había percatada de aquello, no podía dejarlo así a su hijo.
La madre de Max subió las escaleras y cuando lo tuvo en frente se agachó, lo besó en la frente y le dijo:
-Mami tiene que ir a trabajar, cariño. Vamos de nuevo a la cama, vas a estar bien, nada va a sucederte.
Max asintió con la cabeza, aun no demasiado convencido de volver a dormir, y tomado de la mano de su madre entraban nuevamente a la habitación
-Soñé que no estabas más conmigo –le decía con lágrimas en los ojos –y no quiero que te vayas…
-Hijo, mami tiene que ir a trabajar, pero te prometo que jamás te voy a abandonar. Siempre voy a estar con vos –le decía Morgan mientras acariciaba y besaba la frente de su hijo, quien poco a poco comenzaba a calmar su miedo.

-¡¡¡¡¡¡Noooo!!!!!!! Mamiiiiiii…. ¡No te vayas! –gritaba Weber fuera de sí dando un salto de la cama y observando todo a su alrededor. Su corazón, que parecía salirse de su pecho, y su frente, que estaba completamente mojada, eran los más claros indicativos, junto a sus ojos, del miedo que lo avasallaba por esos momentos.
El dolor de cabeza había desaparecido pero algo más fuerte parecía volver.
 

Comentarios

Entradas populares