¿Y las energías?

La pregunta que aparece en el título es algo que realmente me pregunto. Mucho más cuando uno transita momentos, o cree transitarlos, en donde los obstáculos desgastan de tal manera e imponen tantas dificultades que la idea de dejar todo lo construido hasta el momento se hace realmente fuerte. Se lucha contra la difusión, contra la distribución, contra los prejuicios que atañen a los autores independientes, contra el afán de dinero de las grandes editoriales y ni que hablar de todas aquellas cuestiones que atañen directamente al oficio de escribir. Escribir... eso sí es algo que añoro... porque cuando las preocupaciones por no ser fagocitado por un mundo vertiginoso y voraz como el de la literatura intentando mostrar lo producido, haciendo lo posible por acercarlo a un audaz lector que se anima a leerte, la escritura escasea de energía. La impotencia aparece en esos momentos en que uno quiere escribir pero lo que falta es la energía, y en algunas ocasiones las ganas.
Lo único que suele sacarme de esos pozos espantosos son USTEDES, los lectores que rompen los prejuicios del mercado con sus comentarios, con sus demostraciones de interés y apoyo a quienes auto publicamos nuestros escritos. Y eso sucedió ayer cuando recibí una nueva reseña de Tinieblas.
Me dio energía y pude escribir algo de lo cual estoy muy contento. Un micro relato que se los voy a dejar en la siguiente entrada para no saturarlos por acá.

Ayer, hoy y siempre... ¡Gracias!

Comentarios

Entradas populares